sábado, 11 de enero de 2020

LUCIA ALDAO, connosco, Luns 20 de Xaneiro




1.
Eu ó teu país fun brillar
e soltáchesme a noite para que me trabase.
Sobráronme campos de maínzo que atravesar radiante
mentres fuxía do animal esvelto da túa ansia.
Nunca queda claro se correr é de valentes
ou de covardes
e a min non me incomoda este verso,
gústame.
Gústame como a ti che gustan outras cousas que eu non tolero.
Todo o que desbasto para soar máis prudente:
“hai xente á que lle debe resultar tremendamente atractiva a displicencia”
Todo o que afío para soar máis inflexible aínda:
“non deberías conformarte con este sucedáneo de historia importante”
Demonízame agora, agora si.
Pero aclaremos
que roubar di máis da persoa que da súa necesidade.
Pensa que gran parte dos libros que lemos
sobreviven tan só a unha lectura.
A estas alturas poderías ter asumido que todo importaba a metade porque ía calor,
que se nos foron das mans as mans e fixemos do estómago un after.
Ese querer verboso.
Aquel posgrao en falsidade.
Droga por nós,
que a unha illa deserta levaríamos un xesto.
Droga por nós,
que non se pon o sol nas nosas bocas.
A frase “dime algo que eu non saiba”,
sorna fóra,
é agora a miña petición máis firme.
Ponlle nome ti a todo o que non pagou a pena,
atrévete a facer da palabra
líquido de contraste.
Droga por nós,
que non aguantou o noso amor a luz do día.







Lucía Aldao


Nacín en febreiro do 82. Son do barrio coruñés dos Mallos. Manteño unha relación moi estreita coa palabra desde sempre, ben sexa coa palabra escrita, lida, falada ou cantada. Poucas cousas fixen na vida que non estivesen relacionadas con ela. 
Traballo profesionalmente na poesía escénica desde 2005 coa tamén poeta María Lado. Xuntas somos aldaolado. Creamos espectáculos de poesía que adornamos con humor e música e cos que xiramos continuamente polos escenarios máis variados. Vivimos da oralidade. 
Todo isto antes era noite é o primeiro libro individual que publico. Non foi sen tempo. 

miércoles, 13 de noviembre de 2019

António Ramos Rosa - O teu rosto (por José-António Moreira)











Soñé tanto con un cuerpo ardiente
entre el fragor de los monstruos y la mudez de los muros
que mi sudor modeló los espectros del mundo
y las funámbulas figuras de mi deseo errante
Me perdí tantas veces en la desesperación del laberinto
en la soledad de la sed y en el fondo de un túnel
que me sentí incapaz de esperar el nupcial encuentro
que me liberaría de los círculos infernales
Pero te encontré más allá de la niebla
con el fulgor oval de un comienzo puro
y con la fragancia de tus ojos matinales
En el ardor animal mi sangre subía
y en tu rostro veía una rosa azul
y en tus labios un sueño de inteligencia blanca
donde volaban dos aves en la penumbra de las fronteras
Veo tu rostro cotidiano
como si la penumbra
tuviese ojos
o como si las raíces pudiesen ver
a través de la sombra
Estoy en el humus de la casa
en el humus del silencio
y veo a través de las vértebras
de una luz subterránea
tu rostro de tierra
Hay siempre muros y muros
y la niebla de los días
mas tú eres una llama
sobre la mesa puesta
Llega la noche y las serpientes
circundan las lámparas
y achican el espacio
Cada cual busca
en la palma de las manos
los granos verdes del mar
El monstruo vago de la noche
desenfoca nuestra mirada
y los ojos vacilan
Tu rostro persiste
como si tu torso fuese
el tronco de un árbol
Amo tu henchido candor de astro
tu pura integridad delicada
tu permanente adolescencia de secreto
tu fragilidad encendida siempre altiva
Por ti soy la seguridad leve
de un pecho que pulsa y canta su llama
que se levanta y se inclina ante tu hálito de pájaro
o ante la lluvia de tus pétalos de plata
Si guardo algún tesoro no lo apreso
porque quiero ofrecerte la paz de un sueño abierto
que dure y fluya en tus venas lentas
y sea un perfume o un beso un suspiro solar
Te ofrezco esta frágil flor esta piedra de lluvia
para que sientas el verde frescor
de un vergel de blancas cortesías
porque por ti vivo y por ti nazco
porque amo el oro vivo de tu rostro
Es por ti que escribo, que no eres ni musa ni diosa,
sino la mujer de mi horizonte
en la imperfección e incógnita del día a día
Por ti deseo el sosiego oval
en que puedas identificarte en la limpidez de un centro
en que la felicidad se revele como un jardín blanco
donde reconozcas la dalia de tu identidad azul
Porque amo la cálida hermosura de tu torso
la latitud pura de tu frente
tu mirada de agua iluminada
tu sonrisa solar
Porque sin ti no sabría del girasol del horizonte
ni de la henchida integridad del trigo
busco en las palabras fragantes un oasis
para la ofrenda de mi sangre inquieta
donde presiento la trayectoria bermeja de un sol
que quiere resplandecer en largas planicies
surcado por un tranquilo río caudaloso
Cuando te vi sentí un puro temblor de primavera
y la voluptuosa blancura de un perfume
En mi sangre bogaban levemente
anémonas estrellas barcarolas
El silencio que te envolvía era un gran disco blanco
y tu rostro solar tenía la bondad de un barco
y la pureza del trigo y de suaves azucenas
Cuando descubrí tu seno de luminosa luna
y vi tu vientre profusamente blanco
sentí que nunca había visto la claridad de la tierra
ni acariciado jamás una guitarra redonda
Cuando toqué la trémula golondrina de tu sexo
la adolescencia del mundo fue un relámpago en mi cuerpo
Y cuando me tendí a tu lado fue como si todo el universo
se volviese arca de terciopelo
Tan lentamente pura y suavemente suntuosa
fue tu entrega que renací entero como un ángel solar
Tú deseas saber
Yo no porque sé que nunca sabré
Tú quieres abrir las puertas del conocimiento
para fundar tu integridad
Yo me entrego al vago e indefinible vagar
de la luz sobre la página que nunca es un oasis
y no conduce al plácido puerto que en ella presentimos
Tú deseas ir más allá de las secuencias cotidianas
yo busco también un más allá
pero en el interior de la sombra de mi cuerpo
al ritmo de la respiración
para fortalecer mi incierta identidad
Tú no desistes de llegar a conocer la lucidez del centro
para que la vida encuentre su equilibrio y horizonte
Yo no conozco horizonte más allá de la vaga claridad
que a veces brilla en el silencio de un abandono
y en la fluidez de las palabras que buscan la desnudez
Tú buscas algo que trascienda el mundo
yo busco el mundo en el mundo o en su más acá
Yo sé que la fragilidad puede centellear
como una constelación o como un delta
cuando el cuerpo se entrega sobre las dunas del silencio
Tú quieres ser la columna o la balanza viva
del puro equilibrio que sustenta el mundo
Versos de António Ramos Rosa extraídos del libro O Teu Rosto, Antologia Poética, P. D. Quixote, 2001. Nuria Pérez Serrano (ÍndigoHorizonte 2018) de la traducción y la imagen. A continuación, estos versos en portugués en la voz de José-António Moreira.

martes, 5 de noviembre de 2019

Antonio Ramos Rosa, os seus poemas, con nos




ESTOU VIVO E ESCREVO SOL

Eu escrevo versos ao meio-dia
e a morte ao sol é uma cabeleira
que passa em fios frescos sobre a minha cara de vivo
Estou vivo e escrevo sol
Se as minhas lágrimas e os meus dentes cantam
no vazio fresco
é porque aboli todas as mentiras
e não sou mais que este momento puro
a coincidência perfeita
no acto de escrever e sol
A vertigem única da verdade em riste
a nulidade de todas as próximas paragens
navego para o cimo
tombo na claridade simples
e os objectos atiram suas faces
e na minha língua o sol trepida
Melhor que beber vinho é mais claro
ser no olhar o próprio olhar
a maraviha é este espaço aberto
a rua
um grito
a grande toalha do silêncio verde

viernes, 18 de octubre de 2019

a la mesa con Frank O´Hara

ALMORZANDO CON FRANK O’HARA

Formó parte de la plantilla del grupo de Poetas de Nueva York, siempre ejerciendo una libertad absoluta, con una estética leve y pop y una capacidad de transmitir alegría e improvisación en sus poemas. Acaba de publicarse una interesante antología en castellano que continúa el rescate de Frank O’Hara.

Por Mercedes Halfon
Frank O’Hara es el epicentro de una escena artística –literaria, pictórica– y también mundana –nocturna, gay– en la Nueva York de los ’50 y ’60. Poeta, músico, curador del Museo de Arte Moderno de Nueva York, ocupó ese lugar privilegiado en la vida pública, aunque no siempre esto redundó en reconocimiento a su trabajo poético. La poesía estadounidense de esas décadas fue sumamente vivaz, con agrupaciones por todos lados: Black Mountain en Carolina del Norte; el San Francisco Renaissance; los imperecederos Beats; y el Grupo de Poetas de Nueva York. A este último y excéntrico plantel pertenecía O’Hara, junto con John Ashbery, James Schuyler y Kenneth Koch. Aunque también publicó textos en editoriales que estaban filiadas con otros grupos y coincidió en lecturas con poetas como Robert Lowell, con posiciones estéticas y políticas diametralmente opuestas a la suya.
En los últimos años ha crecido el interés por este poeta y su grupo. No sólo se han multiplicado los estudios que retoman la Escuela de Nueva York y sus propuestas –quizás eclipsados anteriormente por el mito de los Beats– sino también una valoración desde la cultura de masas. Nada más mencionar la apertura de la segunda temporada de la serie Mad Men, en la que Don Draper leía Meditaciones en una emergencia, de O’Hara.
Buenos Aires también participa de este redescubrimiento. Luego de la publicación, hace pocos años, de Una ciudad blanca, poemas escogidos de James Schuyler –traducidos por Laura Wittner, y editados por el sello Gog y Magog– llega esta antología por parte de Huesos de Jibia. Una interesante selección de poemas –bilingües– que recorren distintos libros de O’Hara, acompañados por una introducción y notas del traductor, crítico y especialista en literatura norteamericana Rolando Costa Picazo. La edición es cuidada y la traducción es buena: nada de “poetizar” en español lo que fue directo y llano en su inglés original. Por otro lado, subraya esa necesidad imperiosa de traducciones de poesía hechas en el Río de la Plata, que permitan una lectura más acorde con nuestro oído. Leyendo estos poemas, realmente se logra penetrar en la propuesta poética de O’Hara y su particular uso del lenguaje; se activan esos resonadores que permanecen dormidos al leer esas traducciones al español ibérico llenas de jerga. Las notas además suman contexto, clave para la comprensión de los poemas de este autor que goza escribiendo en la coyuntura, en la abundancia de detalles inmediatos, cotidianos y pop. Una cita del libro Me acuerdo de Joe Brainard, parte del círculo íntimo: “Me acuerdo de la primera vez que vi a Frank O’Hara. Bajaba por la Segunda Avenida. Aunque era una fría tarde de principios de primavera, sólo llevaba una camiseta blanca arremangada hasta los hombros. Y vaqueros. Y mocasines. Me acuerdo de que me pareció de lo más mariquita. Muy teatrero. Decadente. Me acuerdo de que me gustó al instante”.
Frank O’Hara nació en 1926 en Baltimore. Sirvió en la campaña del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial y en Japón como técnico en un destructor. Estudió en Harvard, gracias a los fondos otorgados a los veteranos de guerra. Allí conoció, entre otros, a John Ashbery y comenzó a publicar poemas en el Harvard Advocate. Aunque se licenciaba en música, asistía poco a clase y escribía compulsivamente. La música contemporánea fue su primer amor, pero cambió su licenciatura y recibió el grado en inglés en 1950 y al año siguiente en literatura inglesa por la Universidad de Michigan. En otoño se mudó a Nueva York y ya nunca se movió de ahí. Empezó a trabajar como profesor de literatura, crítico de arte en Art News, y en 1960 se convirtió en curador de pintura y escultura en el MoMA.
El mejor predicado posible para aplicar a los textos de O’Hara es “poesía de la experiencia”. Son famosos sus Lunch poems, que escribía en su hora del almuerzo cuando salía del museo. Un poema por día registrando su paso por esa ciudad increíble. Junto con Kenneth Koch, preferían una poesía de la espontaneidad y la alegría frente a la que llamaban “poesía exigente”, caracterizada por la cautela y la revisión. Hay algo muy vivo en esa escritura que descree de la corrección –en todos los sentidos que este término tiene–. Como parte de un circuito ligado al expresionismo abstracto y action painting, no ha faltado el crítico que ha querido relacionar su estilo con esos movimientos. Así como Pollock valoraba el gesto del artista como obra, estos escritores consideraban la poesía como un proceso a veces simultáneo con la composición del poema, que se desarrolla mientras se escribe. Un efecto de improvisación.
O’Hara tiene grandes frases en sus poemas, golpes de ingenio, hallazgos agudos, bellos, instantáneos: “tú no eres un mito a menos que yo opte por hablar”; “el arte no es un diccionario”; “la iglesia católica en el mejor de los casos es una introducción ultrasolemne al entretenimiento cósmico”; “soy el menos difícil de los hombres, todo lo que quiero es amor ilimitado”. No es raro tampoco que en sus textos se filtren versos decididamente surrealistas, con imágenes extravagantes de objetos y otras apariciones más de corte simbolista. También abundan los nombres propios y las referencias a personas, lugares y cosas cercanas. Hay poemas de adiós a Billie Holliday, a James Dean, poemas de entusiasmo con la industria del cine, otros donde aparecen sus “fantasías rusas”, que mezclaban fanatismo por zares a la vez que por poetas como Maiacovsky; y muchísimos poemas a amores perdidos.
Recorre los textos una sensibilidad camp, paródica, divertida. Ningún drama es verdaderamente dramático. Su enfoque literario es leve, como puede apreciarse en Personismo, la suerte de manifiesto o antimanifiesto personal que escribió mientras almorzaba con su amigo LeRoi Jones.
Meditaciones en una emergencia y otros poemas. Frank O’Hara Huesos de Jibia 157 páginas
Murió a los cuarenta años, a causa de un accidente en la playa de Fire Island, en 1966. Ashbery fue uno de los tantos que quisieron resguardar su obra frente a los usos políticos más instrumentales que pudieran hacerse. Y definió así su obra y legado: “Su poesía no tiene un programa, y por eso no es posible adscribirse: no aboga por el sexo y la droga como panacea del malestar de la sociedad moderna; no ataca la guerra de Vietnam ni defiende los derechos civiles; no pinta viñetas de la era post atómica: en pocas palabras, no ataca al establishment. Simplemente ignora su derecho de existir, y por lo tanto se convierte en una fuente de irritación para cualquier partidario de cualquier movimiento”.







Tomar una Coca contigo

Es aún más divertido que ir a San Sebastián, Irún, Hendaya, Biarritz, Bayona o estar enfermo hasta la náusea en la Travesera de Gracia en Barcelona.
En parte, porque en tu anaranjada camiseta luces como un mejor y más alegre San Sebastián,
en parte, por mi amor por ti, en parte por tu amor por el yogur
en parte por los fluorescentes tulipanes naranja alrdedor de los abedules
en parte por la confidencia que nuestras sonrisas toman ante la gente y lo estatuario. Es difícil de creer que cuando estoy contigo, puede haber algo tan quieto,
tan solemne como desagradablemente definitivo como lo estatuario cuando estoy justo frente a ello
en el cálido Nueva York de las 4 en punto, nosotros estamos moviéndonos de un lado a otro
entre cada uno como el espectáculo de un árbol respirando a través de sus gafas, y el show pictórico parece no tener rostro alguno , sólo pinturas
tú de repente preguntas ¿por qué en el mundo alguien alguna vez lo hizo?
Y miro
te miro, y prefiero verte a ti que a todos los retratos en el mundo
Excepto, posiblemente por el Jinete Polaco ocasionalmente y aún así está en el Frick,
lo cual me hace agradecerle al cielo que no hayas ido todavía, así que podríamos ir por primera vez
y el hecho de que te muevas tan bello más o menos le compete al futurismo justo como en casa, yo nunca pensé en el Desnudo bajando la escalera o
en el ensayo de un solo dibujo de Leonardo o Miguel Ángel que solían asombrarme Y qué bien hace toda la investigación que los impresionistas hicieron
cuando nunca tuvieron a la persona correcta para estar cerca del árbol cuando el sol se hunde
o para el caso de Mario Marini cuando él no escogió al jinete tan cuidadosamente como al caballo
Parece que todos ellos estaban embelesados en alguna experiencia maravillosa que no será desperdiciada en mí por eso te lo cuento.



Having A Coke With You

is even more fun than going to San Sebastian, Irún, Hendaye, Biarritz, Bayonne or being sick to my stomach on the Travesera de Gracia in Barcelona
partly because in your orange shirt you look like a better happier St. Sebastian partly because of my love for you, partly because of your love for yogurt partly because of the fluorescent orange tulips around the birches
partly because of the secrecy our smiles take on before people and statuary it is hard to believe when I’m with you that there can be anything as still
as solemn as unpleasantly definitive as statuary when right in front of it in the warm New York 4 o’clock light we are drifting back and forth between each other like a tree breathing through its spectacles
and the portrait show seems to have no faces in it at all, just paint you suddenly wonder why in the world anyone ever did them
I look
at you and I would rather look at you than all the portraits in the world except possibly for the Polish Rider occasionally and anyway it’s in the Frick
which thank heavens you haven’t gone to yet so we can go together the first time and the fact that you move so beautifully more or less takes care of Futurism just as at home I never think of the Nude Descending a Staircase or
at a rehearsal a single drawing of Leonardo or Michelangelo that used to wow me and what good does all the research of the Impressionists do them
when they never got the right person to stand near the tree when the sun sank or for that matter Marino Marini when he didn’t pick the rider as carefully
as the horse
it seems they were all cheated of some marvelous experience
which is not going to go wasted on me which is why I am telling you about it


Audio - Frank O'Hara.org POEMAS PRA O 18 DE NOVEMBRO

Audio - Frank O'Hara.org






Estados Unidos: Poesía

Esta grabación es un extracto de audio del programa de televisión Estados Unidos: Poesía: Frank O'Hara . Este episodio fue el 11 en una serie de entrevistas y lecturas, producidas y dirigidas por Richard Moore, para KQED-TV y WNET. Este segmento del programa se filmó el 5 de marzo de 1966 en la ciudad de Nueva York en la casa de O'Hara. El programa se emitió originalmente el 1 de septiembre de 1966.

Canción (¿está sucio?)

Ver texto de poema

New York Review of Books Podcast

Parte 1

Edward Mendelson habla con Sasha Weiss sobre Frank O'Hara.
15 de septiembre de 2008 - 18 minutos.
También disponible para descargar en iTunes

Parte 2

Edward Mendelson lee selecciones del trabajo de Frank O'Hara.
  • "Poema" (¡Lana Turner se ha derrumbado!)
  • "Ansiedad"
  • "Cohasset"
  • "Pequeña Elegía para Antonio Machado"
  • "Aus einem April"
  • "A la industria del cine en crisis"
15 de septiembre de 2008 - 9 minutos. / 8.79 MB
Descargue Mp3 de nybooks.com
Haga clic en el enlace para escuchar o haga clic con el botón derecho (o haga clic
en una opción en una Mac) y seleccione "Guardar destino como ..." para guardar el archivo en su disco duro.

ANIMALS

Have you forgotten what we were like then
when we were still first rate
and the day came fat with an apple in its mouth

it's no use worrying about Time
but we did have a few tricks up our sleeves
and turned some sharp corners

the whole pasture looked like our meal
we didn't need speedometers
we could manage cocktails out of ice and water

I wouldn't want to be faster
or greener than now if you were with me O you
were the best of all my days
[1950]
From The Collected Poems of Frank O’Hara. Copyright © 1971 by Maureen Granville-Smith. Alfred A. Knopf, Inc. Reprinted by permission. All rights reserved.

AVE MARIA

Mothers of America
                             let your kids go to the movies!
get them out of the house so they won't know what you're up to
it's true that fresh air is good for the body
                                                             but what about the soul
that grows in darkness, embossed by silvery images
and when you grow old as grow old you must
                                                               they won't hate you
they won't criticize you they won't know
                                                            they'll be in some glamorous country
they first saw on a Saturday afternoon or playing hookey

they may even be grateful to you
                                                 for their first sexual experience
which only cost you a quarter
                                             and didn't upset the peaceful home
they will know where candy bars come from
                                                                   and gratuitous bags of popcorn
as gratuitous as leaving the movie before it's over
with a pleasant stranger whose apartment is in the Heaven on Earth Bldg
near the Williamsburg Bridge
                                            oh mothers you will have made the little tykes
so happy because if nobody does pick them up in the movies
they won't know the difference
                                              and if somebody does it'll be sheer gravy
and they'll have been truly entertained either way
instead of hanging around the yard
                                                    or up in their room
                                                                                  hating you
prematurely since you won't have done anything horribly mean yet
except keeping them from the darker joys
                                                           it's unforgivable the latter
so don't blame me if you won't take this advice
                                                                  and the family breaks up
and your children grow old and blind in front of a TV set
                                                                               seeing
movies you wouldn't let them see when they were young

[1960]
From Lunch Poems. Copyright © 1964 by Frank O’Hara. City Lights Books. Reprinted by permission. All rights reserved.

TODAY

Oh! kangaroos, sequins, chocolate sodas!
You really are beautiful! Pearls,
harmonicas, jujubes, aspirins! all
the stuff they’ve always talked about
still makes a poem a surprise!
These things are with us every day
even on beachheads and biers. They
do have meaning. They’re strong as rocks.
[1950]
From The Collected Poems of Frank O’Hara. Copyright © 1971 by Maureen Granville-Smith. Alfred A. Knopf, Inc. Reprinted by permission. All rights reserved.

SLEEPING ON THE WING

Perhaps it is to avoid some great sadness,
as in a Restoration tragedy the hero cries “Sleep!
O for a long sound sleep and so forget it!”
that one flies, soaring above the shoreless city,
veering upward from the pavement as a pigeon
does when a car honks or a door slams, the door
of dreams, life perpetuated in parti-colored loves
and beautiful lies all in different languages.
Fear drops away too, like the cement, and you
are over the Atlantic. Where is Spain? where is
who? The Civil War was fought to free the slaves,
was it? A sudden down-draught reminds you of gravity
and your position in respect to human love. But
here is where the gods are, speculating, bemused.
Once you are helpless, you are free, can you believe
that? Never to waken to the sad struggle of a face?
to travel always over some impersonal vastness,
to be out of, forever, neither in nor for!
The eyes roll asleep as if turned by the wind
and the lids flutter open slightly like a wing.
The world is an iceberg, so much is invisible!
and was and is, and yet the form, it may be sleeping
too. Those features etched in the ice of someone
loved who died, you are a sculptor dreaming of space
and speed, your hand alone could have done this.
Curiosity, the passionate hand of desire. Dead,
or sleeping? Is there speed enough? And, swooping,
you relinquish all that you have made your own,
the kingdom of your self sailing, for you must awake
and breathe your warmth in this beloved image
whether it’s dead or merely disappearing,
as space is disappearing and your singularity.
[1957]
From Meditations in an Emergency. Copyright © 1957 by Frank O’Hara. Grove/Atlantic, Inc. Reprinted by permission. All rights reserved.

A TRUE ACCOUNT OF TALKING TO THE SUN AT FIRE ISLAND

The Sun woke me this morning loud
and clear, saying "Hey! I've been
trying to wake you up for fifteen
minutes. Don't be so rude, you are
only the second poet I've ever chosen
to speak to personally
                                  so why
aren't you more attentive? If I could
burn you through the window I would
to wake you up. I can't hang around
here all day."
                    "Sorry, Sun, I stayed
up late last night talking to Hal." 

"When I woke up Mayakovsky he was
a lot more prompt" the Sun said
petulantly. "Most people are up
already waiting to see if I'm going
to put in an appearance."
                                       I tried
to apologize "I missed you yesterday."
"That's better" he said. "I didn't
know you'd come out." "You may be
wondering why I've come so close?"
"Yes" I said beginning to feel hot
wondering if maybe he wasn't burning me
anyway.
              "Frankly I wanted to tell you
I like your poetry. I see a lot
on my rounds and you're okay. You may
not be the greatest thing on earth, but
you're different. Now, I've heard some
say you're crazy, they being excessively
calm themselves to my mind, and other
crazy poets think that you're a boring
reactionary. Not me.
                                 Just keep on
like I do and pay no attention. You'll
find that people always will complain
about the atmosphere, either too hot
or too cold too bright or too dark, days
too short or too long.
                                 If you don't appear
at all one day they think you're lazy
or dead. Just keep right on, I like it.

And don't worry about your lineage
poetic or natural. The Sun shines on
the jungle, you know, on the tundra
the sea, the ghetto. Wherever you were
I knew it and saw you moving. I was waiting
for you to get to work.

                                    And now that you
are making your own days, so to speak,
even if no one reads you but me
you won't be depressed. Not
everyone can look up, even at me. It
hurts their eyes."
                          "Oh Sun, I'm so grateful to you!"

"Thanks and remember I'm watching. It's
easier for me to speak to you out
here. I don't have to slide down
between buildings to get your ear.
I know you love Manhattan, but
you ought to look up more often.
                                                    And
always embrace things, people earth
sky stars, as I do, freely and with
the appropriate sense of space. That
is your inclination, known in the heavens
and you should follow it to hell, if
necessary, which I doubt.
                                          Maybe we'll
speak again in Africa, of which I too
am specially fond. Go back to sleep now
Frank, and I may leave a tiny poem
in that brain of yours as my farewell." 

"Sun, don't go!" I was awake
at last. "No, go I must, they're calling
me."
        "Who are they?"
                                  Rising he said "Some
day you'll know. They're calling to you
too." Darkly he rose, and then I slept.
[1958]
From The Collected Poems of Frank O’Hara. Copyright © 1971 by Maureen Granville-Smith. Alfred A. Knopf, Inc. Reprinted by permission. All rights reserved.

Los animales

¿Has olvidado cómo éramos entonces?
cuando aún éramos de primera clase
y llegó el día gordo con una manzana en la boca

no sirve de nada preocuparse por el tiempo
pero tuvimos algunos trucos bajo la manga
y doblé algunas esquinas afiladas

todo el pasto parecía nuestra comida
no necesitábamos velocímetros
podríamos preparar cócteles con hielo y agua

No quisiera ser mas rapido
o más verde que ahora si estuvieras conmigo O tú
fueron los mejores de todos mis días
[1950]
De los poemas recopilados de Frank O'Hara . Copyright © 1971 por Maureen Granville-Smith. Alfred A. Knopf, Inc. Reimpreso con permiso. Todos los derechos reservados.

AVE MARÍA

Madres de américa
                             deja que tus hijos vayan al cine!
sacarlos de la casa para que no sepan lo que estás haciendo
es cierto que el aire fresco es bueno para el cuerpo
                                                             pero que hay del alma
que crece en la oscuridad, en relieve por imágenes plateadas
y cuando envejeces como envejeces debes
                                                               no te odiarán
no te criticarán, no sabrán
                                                            estarán en un país glamoroso
vieron por primera vez un sábado por la tarde o jugando hookey

incluso te pueden estar agradecidos
                                                 para su primera experiencia sexual
que solo te costó un cuarto
                                             y no molestó el hogar pacífico
sabrán de dónde vienen las barras de caramelo
                                                                   y bolsas de palomitas de maíz gratuitas
tan gratuito como dejar la película antes de que termine
con un extraño agradable cuyo apartamento está en el edificio Heaven on Earth Bldg
cerca del puente de Williamsburg
                                            oh madres habrás hecho los pequeños chiflados
tan feliz porque si nadie los recoge en las películas
ellos no sabrán la diferencia
                                              y si alguien lo hace será pura salsa
y se habrán entretenido de cualquier manera
en lugar de andar por el patio
                                                    o arriba en su habitación
                                                                                  odiandote
prematuramente ya que todavía no habrás hecho nada horriblemente malo
excepto mantenerlos alejados de las alegrías más oscuras
                                                           es imperdonable este último
así que no me culpes si no tomas este consejo
                                                                  y la familia se separa
y tus hijos crecen y se quedan ciegos frente a un televisor
                                                                               viendo
películas que no les dejarías ver cuando eran jóvenes

[1960]
De Almuerzo Poemas . Copyright © 1964 por Frank O'Hara. Luces de la ciudad Libros. Reimpreso con permiso. Todos los derechos reservados.

HOY

Oh! canguros, lentejuelas, refrescos de chocolate!
¡Eres realmente hermosa! ¡Perlas,
armónicas, azufaifas, aspirinas! todas
las cosas de las que siempre han hablado
todavía hace que un poema sea una sorpresa!
Estas cosas nos acompañan todos los días,
incluso en cabezas de playa y féretros. Ellos
tienen significado. Son fuertes como las rocas.
[1950]
De los poemas recopilados de Frank O'Hara . Copyright © 1971 por Maureen Granville-Smith. Alfred A. Knopf, Inc. Reimpreso con permiso. Todos los derechos reservados.

DORMIR EN EL ALA

Quizás sea para evitar una gran tristeza,
ya que en una tragedia de Restauración el héroe grita "¡Duerme!
¡Oh, por un largo y profundo sueño y olvídalo! ”
Que vuela, volando por encima de la ciudad sin orillas,
virando hacia arriba desde el pavimento como lo hace una paloma
cuando un coche toca la bocina o la puerta se cierra, la puerta
de los sueños, la vida se perpetúa en parte. amores de colores
y mentiras hermosas, todo en diferentes idiomas.
El miedo también cae, como el cemento, y estás
sobre el Atlántico. ¿Dónde está españa? donde esta
quien La Guerra Civil se libró para liberar a los esclavos,
¿verdad? Una corriente de aire repentina te recuerda la gravedad
y tu posición con respecto al amor humano. Pero
aquí es donde están los dioses, especulando, desconcertados.
Una vez que estás indefenso, eres libre, ¿puedes creer
eso? ¿Nunca despertar a la triste lucha de una cara?
¡Viajar siempre sobre una vastedad impersonal,
estar fuera, para siempre, ni dentro ni para!
Los ojos giran dormidos como si los hubiera girado el viento
y las tapas se abren ligeramente como un ala.
El mundo es un iceberg, ¡tanto es invisible!
y era y es, y sin embargo, la forma, también puede estar durmiendo
Esas características grabadas en el hielo de alguien
amado que murió, eres un escultor que sueña con el espacio
y la velocidad, solo tu mano podría haber hecho esto.
La curiosidad, la mano apasionada del deseo. ¿Muerto
o durmiendo? ¿Hay suficiente velocidad? Y, abruptamente,
renuncias a todo lo que has hecho tuyo,
el reino de tu propia navegación, porque debes despertar
y respirar tu calor en esta amada imagen,
ya sea que esté muerta o simplemente desapareciendo,
como el espacio va desapareciendo y tu singularidad.
[1957]
De meditaciones en una emergencia . Copyright © 1957 por Frank O'Hara. Grove / Atlantic, Inc. Reimpreso con permiso. Todos los derechos reservados.

UNA VERDADERA CUENTA DE HABLAR CON EL SOL EN FIRE ISLAND

El sol me despertó esta mañana fuerte
y claro, diciendo "¡Hey! He estado
tratando de despertarte por quince
minutos. No seas tan grosero, eres
solo el segundo poeta que he elegido
hablar personalmente
                                  entonces por qué
¿No estás más atento? Si pudiera
quemarte por la ventana que lo haría
para despertarte No me puedo quedar
aquí todo el día ".
                    "Lo siento, Sun, me quedé
"Me levanté tarde anoche hablando con Hal". 

"Cuando desperté, Mayakovsky estaba
mucho más rápido "dijo el Sol
petulantemente "La mayoría de la gente está despierta
Ya estoy esperando a ver si voy
poner en una apariencia ".
                                       Lo intenté
para disculparme "Te extrañé ayer".
"Eso está mejor", dijo. "No lo hice
sé que saldrías "" Puedes ser
preguntándome por qué me he acercado tanto "
"Si" dije empezando a sentir calor
preguntándose si tal vez no me estaba quemando
de todas formas.
              "Francamente quería decirte
Me gusta tu poesía Veo mucho
en mis rondas y estás bien. Puedes
no ser lo mejor del mundo, pero
eres diferente. Ahora he escuchado
dices que estás loco, están siendo excesivamente
calmarse a mi mente, y otros
poetas locos piensan que eres un aburrido
reaccionario. Yo no.
                                 Solo sigue
como yo y no presto atención. Tu
encontrar que la gente siempre se quejará
sobre el ambiente, ya sea demasiado caliente
o demasiado frío, demasiado brillante u demasiado oscuro, días
demasiado corto o demasiado largo
                                 Si no apareces
en absoluto un día piensan que eres vago
o muerto Solo sigue, me gusta.

Y no te preocupes por tu linaje
poética o natural. El sol brilla
la jungla, sabes, en la tundra
El mar, el gueto. Dondequiera que estuvieras
Lo sabía y te vi mudarte. yo estaba esperando
para que te vayas a trabajar.

                                    Y ahora que tu
están haciendo sus propios días, por así decirlo,
incluso si nadie te lee excepto yo
No te deprimirás. No
todos pueden mirar hacia arriba, incluso a mí. Eso
lastima sus ojos ".
                          "¡Oh Sun, te estoy muy agradecido!"

"Gracias y recuerda que estoy mirando. Es
más fácil para mí hablar contigo
aquí. No tengo que deslizarme hacia abajo
entre edificios para llegar a tu oído.
Sé que amas Manhattan, pero
deberías mirar más a menudo.
                                                    Y
siempre abrazar las cosas, la gente de la tierra
estrellas del cielo, como yo, libremente y con
El sentido apropiado del espacio. Ese
es tu inclinación, conocida en los cielos
y deberías seguirlo hasta el infierno, si
necesario, lo cual dudo.
                                          Tal vez nosotros
hablo de nuevo en África, de lo cual yo también
Soy especialmente aficionado. Vuelve a dormir ahora
Frank, y puedo dejar un pequeño poema.
en ese cerebro tuyo como mi despedida ". 

"¡Sol, no te vayas!" yo estaba despierto
Al final. "No, debo ir, están llamando
yo."
        "¿Quienes son?"
                                  Levantándose dijo "Algunos
día lo sabrás. Te estan llamando
también. "Oscuromente se levantó, y luego me dormí.
[1958]

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...